Por: José Luis Sánchez rodríguez.

Ciudad hidalgo, Michoacán, a 15 de agosto de 2022.- En la parroquia de San José de esta ciudad, el próximo miércoles 17 de agosto a las 7 de la noche se celebrará una misa de acción de gracias por el sacerdote Josué ñ, quien a partir del 22 de agosto estará brindando su servicio sacerdotal en la catedral de Apatzingán, Michoacán, por lo que se invita a la feligresía a asistir a esta misa, y desear lo mejor de lo mejor al sacerdote en esta nueva encomienda.


En entrevista con este medio dijo, “voy con la alegría y entusiasmo de poder servir ha la gente, aquí fueron 4 años y 4 meses, me pidió el obispo monseñor Cristóbal Asencio, a la arquidiócesis de Morelia para que yo brinde mi servicio sacerdotal en la diócesis de Apatzingán, ello por la falta de sacerdotes debido a que solamente cuentan con 50 para atender parroquias y comunidades de esa región, para que presten el servicio, ahí estará llegando el 22 de agosto en la catedral de nuestra señora de la Asunción”.
Cabe mencionar que sacerdote Josué, nació el 28 de mayo de 1991 en la ciudad de Morelia, ingresó al seminario el 6 de agosto de 2006, ahí estudió sus 11 años de formación sacerdotal, humanidades, filosofía y teología, se ordenó sacerdote el 27 de septiembre de 2018. Llegó a la parroquia de San José como diacono en abril de 2018, siendo esta su primera parroquia en la que está ya como sacerdote, por lo que ahora va a su segundo servicio.
Destacó que se lleva la experiencia de haber estado en una parroquia antigua, centenaria, pero muy viva, con una religiosidad profunda muy arraigada en las personas, sobretodo la devoción a la eucarística que es lo que la distingue, “me llevó el testimonio de muchas personas que uno va conociendo a lo largo del tiempo que estuve aquí, personas que manifiestan su fe de una manera silenciosa, en un servicio en una entrega constante”.
agregó que se lleva el testimonio de una comunidad viva, que le enseñó mucho, “puedo decir que en esta parroquia yo experimenté ese rostro materno de la iglesia, que me enseñó a dar mis primeros pasos como sacerdote, son muchas experiencias en estos cuatro años, la atención a los grupos parroquiales, entre otras acciones y la cereza en el pastel es haber estado siendo participe en la celebración de los 500 años de la conmemoración de la primera misa que se efectuó en territorio michoacano el 17 de julio de 1522”.
Dijo, “soy un sacerdote joven que me falta mucho por aprender, lo que me enseñó esta parroquia es una base muy buena para continuar mi ministerio sacerdotal, en donde también me tocó compartir con los vicarios: Jesús Noé Andrade, padre Fabián y ahora con el sacerdote Manuel, en mi lugar llegará  el padre Juan Carlos Rizo, formador en el seminario en Morelia, originario de la Piedad, Michoacán”.
Comentó que debido a la pandemia se incursionó en los medios de comunicación, principalmente digitales, “durante este tiempo logramos llevar a la parroquia a más personas, esa renovación es sin duda muy grande y nos lleva a seguirnos comprometiendo a trabajar, invitó a los grupos parroquiales a seguir construyendo esta comunidad, si está el sacerdote pero quien lleva el trabajo fuerte es la comunidad, es la que apoya y aporta ideas”.
“Mi mensaje, es un mensaje de agradecimiento a la comunidad parroquial y a la del municipio en general, “agradezco todo lo recibido por la parroquia, de la comunidad de fieles católicos de la ciudad, pedir perdón, como ser humano tengo mis fallas, mis debilidades y por causa de ellas afecta uno a los fieles, y los fieles quedan heridos, quiero pedir perdón, y encomendarme en sus oraciones”.
Finalmente dijo, “el cambio que viene es un reto, es otra diócesis, no conozco sacerdote y territorio de haya, siempre la comunidad católica de la antigua Taximaroa estará en mis oraciones y los llevaré en el corazón”.