• Con la reforma a los artículos 5° y 10° de la Ley de las Personas Adultas Mayores se garantiza el acceso a su derecho laboral para mejorar sus condiciones de vida.

Con el objetivo de fomentar la inclusión, así como establecer dentro de la ley sus derechos labores, la diputada federal de Acción Nacional, Berenice Juárez Navarrete promovió la modificación a la legislación de las personas adultas mayores para que se garantice el acceso a un empleo digno y el acceso a las tecnologías de la información y comunicación.

Desde el pleno, la diputada michoacana señaló que, de acuerdo con la encuesta nacional de Ocupación y Empleo, durante el primer trimestre del 2021 la tasa de actividad económica en los adultos mayores fue de 29%. Además, en los hombres la tasa es casi tres veces mayor a la de las mujeres con un 45% y un 16% respectivamente, por ello, señaló la necesidad de que se brinden las garantías para evitar la discriminación o se le niegue la productividad laboral, con lo que se mejoraría la calidad de vida.

“Debemos comprender que la edad no debe de ser un impedimento para que desarrollen su trabajo ya que, si se pone a prueba, las personas que alcanzan la edad de sesenta años, generarán los mismos ingresos que una persona en edad adulta. Permitiendo con ello crear oportunidades de empleo que garanticen la prestación de los mismos servicios que tienen las personas jóvenes ya que mientras eso no pase no se va a ver un cambio significativo en la economía local”, expresó.

La también integrante de la Comisión de Atención a Grupos Vulnerables, indicó que se deben buscar estímulos fiscales y mecanismos para que se dejen de estigmatizar a las personas adultas mayores como una carga o que no cuentan con la capacidad para la productividad laboral, luego de que de acuerdo con las proyecciones de población que estima el Consejo Nacional de Población, para 2030, el número de adultos mayores de 60 años o más se incrementará sustancialmente, lo que obliga a mejorar la capacidad institucional para combatir la pobreza y la desigualdad en la que viven muchos adultos mayores.

“La importancia de que el Gobierno y la sociedad deje de observar a las personas adultas mayores como una carga, permitirá adoptar medidas necesarias para garantizar a este grupo etario que continúe con el goce efectivo del derecho a vivir con dignidad en la vejez y en igualdad de condiciones con otros sectores de la población. Es así que al emplear a personas adultas mayores les permitirá obtener recursos económicos que les permitan satisfacer sus necesidades básicas de alimentación, vivienda y protección de la salud”, señaló.