Para garantizar el desarrollo pleno de las personas con discapacidad y que puedan gozar de sus derechos, se deben derribar las barreras impuestas históricamente por la sociedad y propio Estado, reconociendo el aporte que brindan y comprendiendo que la discapacidad, no es una enfermedad, afirmó el diputado Víctor Zurita Ortiz, presidente de la Comisión Especial de Atención a Personas con Discapacidad de la LXXV Legislatura del Congreso del Estado.



En Apatzingán, el diputado integrante del Grupo Parlamentario de Morena participó en el primer campeonato de Rompecabezas que se realizó en el marco de la conmemoración del Día Mundial Síndrome de Down, en el que también se inauguró un mural inclusivo.



El diputado local reconoció el trabajo de la Asociación Rompiendo Barreras por las labores que emprenden en materia inclusiva y en favor de las personas con discapacidad, y también la de los padres de familia por el apoyo que brindan para impulsar a sus hijos a luchar por sus sueños.



En el marco de la conmemoración del Día Mundial Síndrome de Down, Víctor Zurita refirió que es importante que los diversos niveles de gobierno y sociedad hagan un balance, “sobre lo que se ha hecho y que está pendiente por realizar para derribar las barreras que impiden el desarrollo pleno de las personas que tenemos alguna discapacidad”.



El diputado local subrayó que se deben eliminar las barreras impuestas por la sociedad y estado, que impiden un libre ejercicio de los derechos que tienen las personas con discapacidad, y que históricamente los han limitado e invisibilizado.



Pese a los esfuerzos, reconoció que existen todavía quienes confunden la discapacidad con una enfermedad, cuando tienen la capacidad de desarrollarse de manera plena, como es el caso de quienes tienen Síndrome de Down, quienes han aportado mucho a nuestra sociedad.



“Por un estado más incluyente me comprometo a seguir trabajando a favor de las personas con Síndrome de Down y con discapacidad en general, en mi siempre tendrán un aliado”, sostuvo Víctor Zurita.



Destacó la necesidad de que autoridades y sociedad sumen esfuerzos a los que cotidianamente realizan madres, padres y familiares de las personas con este síndrome para lograr una inclusión plena y desterrar cualquier viso de discriminación.



Hizo mención sobre la importancia de que se amplíe la atención pública a los menores con este síndrome, pues la responsabilidad ha sido asumida mayoritariamente por la iniciativa privada y asociaciones civiles.