Dolor abdominal en los niños; infecciones
causadas por virus o bacterias

 

Por: Marina Maya Álvarez
H. Zitácuaro, Mich., 25 de mayo del 2016.- Si un niño tiene fiebre, diarrea y vómito, lo más probable es que haya contraído un virus o bacteria estomacal, ya que pudo haber comido alguna comida contaminada con bacterias y el
dolor generalmente es en la parte de arriba del estómago y
se presenta con un fuerte dolor, seguido por vómito, y la diarrea puede venir 1 o 2 horas más tarde, con un fuerte cólico.
Lo anterior lo dio a conocer a EL CLARIN el Doctor Rodrigo García Bedolla, quien manifestó también que esta es la causa más común de dolor estomacal. Cuando no va acompañado de vómito o diarrea, el niño presenta episodios de dolor fuerte que
viene y va y se mueve a través de toda la cavidad estomacal, pero es muy importante conocer el sitio donde se presenta, la duración e intensidad del mismo, el tipo de dolor que el paciente presenta (si es punzante, si va en aumento y luego disminuye, si es opresivo, si tiene o no relación con la ingesta de alimentos, si aumenta o disminuye con alguna situación (cambios de posición, movimientos respiratorios o bien si se acompaña de alguna otra manifestación.
Las causas de dolor abdominal varían en cada una de las etapas pediátricas y también si el dolor es agudo o crónico, en el primer mes las causas más frecuentes son los cólicos que inician normalmente en la segunda semana de vida y desaparecen entre el tercero y cuarto mes de vida extrauterina pero también es causa frecuente las diarreas, entre el mes y los seis años la causa más frecuente son los cuadros diarreicos, de los seis a los 12 años las causas más frecuentes son amigdalitis, apendicitis, parasitosis intestinal, Etc.

Cuando el menor presente síntomas de dolor en primer lugar debe observar todas las características antes mencionadas del dolor y en especial diferenciar entre un falso y un verdadero dolor, ya que muchos padres se angustian cuando su hijo refiere dolor, sin observar que el dolor desaparece al levantarse el niño de la mesa o al irse a jugar, en ocasiones el dolor persiste e impide al niño realizar sus actividades normales y además se asocia con otras manifestaciones lo que deberá obligar a los padres a buscar ayuda médica.

Pero lo más importante es que cuando observen que el menor está presentando este tipo de dolores los padres quisieran quitar lo más rápido el dolor, sin embargo, cuando no se sabe la causa, no es conveniente dar medicamentos que quiten el dolor sin saber la causa, por lo que es más recomendable que acudan con su médico de cabecera para que lo atiendan y así evitarán complicaciones.

 

 
Tweet