Conmemoran autoridades municipales el 263 aniversario
del Natalicio de Miguel Hidalgo y Costilla

 

Por: Viridiana Regalado Suárez
Zitácuaro, Mich., 8 de mayo del 2016.- Autoridades municipales encabezadas por el Edil Carlos Herrera Tello, conmemoraron el 263 aniversario del Natalicio de Don Miguel Hidalgo y Costilla, recordando sus acciones realizadas en la independencia de este país, esto con un acto cívico en la plaza Lic. Benito Juárez donde autoridades e integrantes de la Escuela Primaria Miguel Hidalgo hicieron guardia de honor y colocaron una ofrenda.
El orador en este acto fue el Regidor, Moisés Albarrán González, quien mencionó que Miguel Hidalgo nació un 8 de mayo de 1753, desde niño se consideraba criollo porque era hijo de padres españoles, pero nacido fuera de España, estudió en el Colegio de San Nicolás donde dio cursos de filología y filosofía, hasta llegar a ser rector de esa casa de estudios. En 1778 fue ordenado sacerdote y en 1803 fue enviado a la Parroquia de Dolores en Guanajuato.
Cuando llegó al pueblo quedó consternado por las condiciones de pobreza en que vivían sus habitantes, buen conocedor de las ideas ilustradas, trabajó para mejorar las condiciones económicas de sus feligreses, en su mayoría indígenas, enseñándoles a cultivar viñedos, la cría de abejas y a dirigir pequeñas industrias, tales como la producción de loza y ladrillos.
En 1809 Hidalgo se unió a una sociedad secreta formada en Valladolid cuyo fin era reunir un congreso, para gobernar la nueva España en nombre del Rey Fernando VII, en ese momento preso de Napoleón, y en su caso obtener la independencia del país; descubiertos los conjurados, la insurrección se trasladó a Querétaro donde Hidalgo se reunió con Ignacio Allende y otros Insurgentes.
El 16 de septiembre de 1810, llevando un estandarte con la imagen de la Virgen de Guadalupe, Hidalgo lanzo el llamado grito de Dolores que inició la revuelta y acompañado de Allende, consiguió reunir un ejército de más de 40 mil mexicanos; luego de iniciada esta lucha tomó las ciudades de Guanajuato y Guadalajara en el mes de octubre, pero a pesar de sus éxitos Hidalgo no consiguió llegar a la ciudad de México.
El 17 de enero de 1811 fue derrotado cerca de Guadalajara por un contingente de soldados realistas, en la batalla del Puente de Calderón, Hidalgo huyó hacia Aguascalientes y Zacatecas, pero fue capturado, juzgado y condenado a muerte; su cabeza junto con la de Allende y otros Insurgentes se exhibió como castigo en la Alhóndiga de Granaditas; tras el primer establecimiento de la República Mexicana en 1824 se le reconoció como el primer insurgente y el padre de la patria.

 
Tweet