RETORNA LA RUMBA

 

M.C.D Miguel Ángel Avilés T.

El pasado día 21 de marzo, llegó la primavera y con ella la visita del presidente Obama a La Habana, terminó la utopía y retornó la rumba a Cuba, finalizando con esto los sueños que tuvimos, quienes durante la década de los sesenta del siglo pasado éramos jóvenes, de una América Latina, libre, justa y democrática, alejada tanto del sistema capitalista como del marxista. Para entender éste proceso, tenemos que conocer la biografía de Fidel Castro, quien encabezó y diseñó la revolución cubana, llevándola, primero exitosamente a la práctica, para después mediante las vueltas que da la historia, finalizarla en un estruendoso fracaso.

Fidel Castro, fue el Robín Hood tropical que entró a La Habana al frente de sus barbudos, con el apoyo del gobierno estadunidense, quien lo protegió y lo apapachó, con el objetivo de deshacerse del caduco dictador militar que era Fulgencio Batista, pero con un golpe de genio les tomó el pelo a los yanquis y se alzó con el santo y la limosna, enfureciéndolos y ganándose su odio.

Fidel entró a la historia de Cuba cuando el 26 de julio de 1953, participa aunque no encabeza, el asalto al cuartel Militar Moncada de la ciudad de Santiago. Éste fracasa con el saldo de 21 muertos y Fidel corre a esconderse a la casa del rector de la Universidad de Oriente, Dr. Felipe Salcines, quien junto con el Arzobispo Monseñor Enrique Pérez Serrante, consiguen del caduco dictador un juicio imparcial. Salcines es expulsado de la rectoría al triunfo de Fidel y la iglesia católica de Cuba empieza su calvario. Pero los tiempos cambian y el alto clero de la isla, decide como en el caso de la cristiada en México, dar borrón y cuenta nueva, olvidándose de sus mártires. Por eso los católicos somos los más interesados en que nuestros pastores no se metan en asuntos políticos.
En este juicio Fidel pronuncia en su defensa un discurso de 5 horas, idéntico al que pronuncio Hitler ante el tribunal que lo juzgó después del Putch de Múnich. Condenado a 15 años de prisión, después de un año y medio en ella es amnistiado y emigra a México. Aquí abusando de la hospitalidad mexicana entrena a su guerrilla en la Hacienda de Santa Rosa en el Estado de México, es descubierto y va a dar con sus huesos a la cárcel, donde se salva de ser deportado gracias a las gestiones del Genera Lázaro Cárdenas, lo que le permite embarcarse en el Gramna y partir del puerto de Tuxpan a la gran aventura. (Robert Blanco Moheno. Tlatelolco p.89).

La revolución cubana triunfa no por la acción de la guerrilla, sino por los actos de sabotaje y la resistencia civil orquestados por el partido comunista y la juventud universitaria, que son los que ponen los muertos. Al triunfo de ella, Fidel organiza un show macabro de cientos de fusilamientos que son televisados y se deshace de los líderes que podrían haberle hecho sombra: Camilo Cienfuegos muere en un sospechoso accidente de aviación, Huber Matos es encarcelado y al “Che”, le da cuerda para mandarlo a morir en Bolivia. Todo lo que está perfectamente documentado por el periodista francés Jean Latérguy en su libro Los Guerrilleros, en cuya portada aparece la famosa foto del “Che” que se convirtió en icono de los guerrilleros de escritorio, la que no fue tomada en Sierre Maestra, sino en el estrado de un mitin en la que don Ernesto no otea el futuro, sino busca una vía de escape después de soportar durante horas un perorata de Fidel.

El mito cubano empezó a forjarse cuando: 1°.- se implementó la reforma agraria a expensa de las grandes propiedades de cubanos, españoles y norteamericanos, 2° se efectuó la expropiación de hoteles, minas, refinerías de petróleo e ingenios azucareros, 3.- se implementó un magnífico sistema de salud y 4°.- se acabó con el analfabetismo en la isla, se consolidó con el triunfo sobre los exiliados cubanos en Bahía de Cochinos (17/4/ 1961) y empezó a desmoronarse cuando ensoberbecido por esta victoria, Fidel se metió en el avispero africano (intervención cubana en Angola y Mozambique), durante la “crisis de los misiles” que demostró su subordinación a la Unión Soviética (1962) y, con él apoyo dado en agosto del 68 a la invasión por esta de Checoslovaquia, para poner fin a la “Primavera de Praga”. (Historia Universal. Uteha-Noguer, Volumen XII, P. 1855).

Resumiendo, los logros de la revolución cubana se obtuvieron después de muchas muertes y sacrificios, que dieron por resultado que la mayor parte de su población productiva emigrara a Miami, convirtiéndolo en un emporio, y que los hermanos Castro la tuvieran como su propiedad privada, para su uso y disfruto durante más tiempo que don Porfirio a México, engañando a medio mundo, entre ellos a los escritores del boom latinoamericano. Lo que será tema del próximo artículo.

 

 



Tweet