La venida del Papa Francisco; un acontecimiento mundial

 

MCE Tarsicio Herrera Vega
No cabe duda que desde el anuncio de la venida del Papa Francisco a México, y en especial a Michoacán (Morelia), despertó muchas expectativas entre católicos y no católicos; entre católicos porque representa el fortalecimiento de la fe en Dios y la esperanza de que las cosas puedan mejorar para nuestro querido Estado, sobre todo en lo que se refiere a la inseguridad, la violencia y la desintegración familiar y entre no católicos porque ven amenazada su fe o su incredulidad, en el caso de los ateos, al ver el riesgo de su conversión y que quieran o no, la personalidad del Papa impacta, no sólo por ser el Papa, como jerarca de la Iglesia Católica, sino porque es el representante de Cristo aquí en la tierra y Cristo es Dios, el único y verdadero Dios, ante quien toda rodilla se dobla en el cielo y en la tierra.
Pero veamos otras situaciones colaterales a la venida del Santo Padre; por un lado ordena Cardenal al Sr. Arzobispo de Morelia, Don Alberto Suárez Inda, quien ya pensaba retirarse a descansar y él le dice: "Espérate, todavía haces falta en tu grey, tu diócesis y todo Michoacán aún te necesitan, en estos momentos tan difíciles por los que atraviesa. Anuncia su venida hace poco tiempo, durante su visita a Cuba y Estados Unidos, donde también causó gran expectación y muchas conversiones; en tercer lugar, proclama el Año Santo de la Misericordia, precisamente en estos tiempos en los que hace mucha falta la ayuda, la comprensión, la solidaridad, la generosidad, la subsidiariedad y el perdón entre todos los pueblos de la tierra y entre todos los michoacanos. En tercer lugar, da a conocer su Encíclica "Laudato Si", donde hace un fuerte llamado a todo el mundo, a los gobernantes del mundo, a toda la humanidad a cuidar en forma urgente la "Casa común de todos", que es el medio ambiente, con el fin no sólo de preservar los ecosistemas, sino prevenir el futuro inmediato, sobre el cambio climático y en especial la biodiversidad y el calentamiento global, que ya está causando graves trastornos con los deshielos, la desertización, la contaminación, la elevación del nivel del mar, el efecto invernadero de las grandes ciudades, propiciado por la emisión de gases como el Dióxido de Carbono (CO2), el Metano (CH4), Óxidos de Nitrógeno (NOx); Ozono (O3) y Clorofluorurocarbonos, entre otros. La escasez del agua para uso doméstico y agrícola, la disminución de las fuentes de energía, por mencionar algunas graves consecuencias para la humanidad.
Finalmente, y claro que nada es casual, acaba el Papa de comunicar que en el mes de Marzo definirá la fecha para la CANONIZACIÓN de nuestro Beato Michoacano, JOSÉ SÁNCHEZ DEL RÍO, jovencito (adolescente), de 14 años, originario de Sahuayo, martirizado y muerto el 10 de Febrero de 1928, por la fuerzas del presidente Calles, precisamente en su tierra natal, Sahuayo, durante la persecución religiosa en México y nombre que lleva el Colegio Particular Católico de esta Ciudad, en su honor; primero y único colegio que hasta ahora lleva su nombre, en Michoacán, lo cual representa un gran honor y un privilegio para quienes tuvieron la feliz idea de ponerle ese nombre y seguramente que el Papa Francisco en su ya próxima venida va a hacer mención de este gran acontecimiento y probablemente también de la beatificación de Don Vasco de Quiroga, proceso que ya se encuentra muy avanzado.
Mi último comentario, porque lo considero oportuno, es que por favor nadie se preste a comentarios absurdos, de que si los pases para ver al Papa, tienen costo; no hay ningún pase que vaya a costar, así lo ha declarado la Iglesia y claro son muy escasos, para quien se les conceda, porque no todo mundo puede estar presente en los diferentes momentos con el Papa, alguien deberá de estar y los organizadores y la jerarquía de la iglesia en la Diócesis, decidirá a quienes se les conceden los pases. Hasta pronto.

 


Tweet