30 motivos para salir con alguien que LEE MUCHO

 

Por, Nancy Martinez
Si estás saliendo con alguien que asegura leer para vivir, has encontrado un diamante (y no precisamente en bruto). O bien, si tú eres uno de esos pocos especímenes, pásale como quien no quiere la cosa a tu peoresnada este artículo y muéstrale las bondades que encontrará por andar contigo. Porque: no hay nadie como tú, mi amor.

¿Listos? ¡Arrancamos!
1. Está lleno de datos curiosos. Si van a desayunar a un café en Cumbres de Maltrata, ten por seguro que te dirá por qué se llama así esa calle. No falla.
2. Sabrá cómo componer algo roto. Entre los tantos libros que han pasado por sus manos, seguramente uno contenía información útil sobre cómo reparar un radio.
3. Siempre se esfuerza por ser mejor. Sabe que si hace esto, todo a su alrededor será mejor. (Bueno, algo malo tenía que tener, y entre sus pecadillos está el haber leído El Alquimista).
4. Jamás te dirá que su libro favorito es la Biblia. O sea, no es que esté mal que verdaderamente lo sea, pero seguramente no será el único.
5. No se preocupará por envejecer sino por crecer.
6. Su casa olerá a libros. ¿Acaso hay algo mejor que esto?
7. Tendrá las mejores palabras para conquistarte. Sin problemas podrá escribirte más de 20 poemas de amor.
8. Si te encuentra algún quever con tu ex, no se tragará el chistecito de: "todo tiempo pasado fue mejor".
9. Siempre se mantendrá "firme con su propósito y firme como una piedra". Nada de medias tintas.
10. Buscará ser mejor, pero no buscará la perfección, pues si lo hace, sabe que nunca estará contento. Vámonos con calmita.
11. Tiene un aguzado sentido para leer entre líneas. Quienes leen mucho se vuelven muy perceptibles, por lo que sabrá cuándo estás triste, cuándo estás melancólica y cuándo estás feliz.
12. Le irritará encontrar a alguien que asegure leer mucho y que sea puro pájaro nalgón.
13. No espera nada de nadie, pues sabe que esto seguramente lo decepcionará.
14. Así como valora las palabras, valora el silencio. Así que no te inquietes si hay un silencio incómodo, pues lo considerará parte de la conversación.
15. No se irá como hilo de media con la borregada. Los lectores son más críticos, tienen más mundo. No se cuecen al primer hervor.
16. ¿Es su cumpleaños? ¿Su aniversario? ¿Quieres apapacharlo/a? Regálale un libro o mejor aún: invítalo a una feria de libros. Se perderá de felicidad.
17. No temerá experimentar cosas nuevas. Ha leído sobre las diferentes opciones que existen para disfrutar la sexualidad, así que no se espantará si le propones que dé un beso de Singapur.
18. Le importa el mundo que le rodea. Sabe qué sucede en la actualidad y cómo puede participar para poner su granito de arena.
19. Quizá no sea un excepcional cocinero, pero seguramente sabrá apreciar los diferentes tipos de cocina.
20. Es muy probable que tenga un porqué para vivir y que sepa enfrentar "todos los cómos".
21. Si salen de viaje, conocerá los lugares más importantes que hay que visitar. Pero no sólo eso, también te llevará por rincones desconocidos e interesantes.
22. Es paciente. Muchas personas desisten en leer un libro por la impaciencia que les genera chutarse las 256 páginas. Ellos saben que la espera vale la pena.
23. Si te sientes mal, seguramente habrá leído sobre algún remedio casero para aliviar tus dolencias.
24. Jamás te pedirá que le des más gasolina (a menos que trabajes como despachador en una gasolinera).
25. Nunca te mandará una mensaje que diga: ola, kease, agamos el amol ezta noche.
26. No te pondrá en vergüenza frente a tus papás diciéndole algún dato erróneo sobre religión o política.
27. Si te propone matrimonio, tendrá las formas más creativas de hacerlo.
28. Sabrá perfectamente qué significan las siglas: BDSM y no precisamente por sólo haber leído Cincuenta Sombras de Grey.
29. No le molestará leer el instructivo de algún aparato que compren.
30. Siempre, SIEMPRE, tendrán de qué hablar.



Tweet